“#quéquieresquetecuente” por @ibarrolaaltuna

@elmundoes #ÚltimaHora La prima de riesgo española marca un nuevo máximo en 539 puntos al cierre de los mercados europeos.

@Superantipatico A Luis de Guindos se le está poniendo cara de Luis de Guindos.

@A3Noticias Encuentran los restos de las primeras gemelas prehistóricas de la península ibérica bit.ly/LG9N4r.

@RaquelMartos Y no son las Hurtado RT @A3Noticias Encuentran los restos de las primeras gemelas prehistóricas de la península ibérica bit.ly/LG9N4r.

Le gustaba el olor de la ciudad en el atardecer de las tardes de junio. La luz madura del verano, el sudor de la calle tras los primeros días de calor, el perfume de los tilos del parque, la piel morena de las mujeres…

@RaquelMartos He buscaso en google noticias sobre “colon irritable” para dar una información a un compañero y me ha salido : “La prima a 540” #noescoña.

… cada vez que @ibarrolaaltuna se sentaba en la plaza Santa Ana le llegaba a la cabeza la imagen de un personaje de Lorenzo Silva, delante de varias jarras de cerveza, sentado en una terraza de Madrid, a la hora en que la luz, antes de desaparecer, hace brillar con mayor luminosidad las luces de semáforos, de anuncios y de los frenos de los coches: estaba solo en la ciudad, su familia había huido de vacaciones y de él, y en una noche con el mismo intenso calor, se ligó a la camarera que servía las copas sobre patines, con una minifalda que hubiera pasado por objeto de culto del minimalismo más austero y radical.

A él nunca le pasaría algo parecido. Escribía relatos, pero no era un escritor, y aquellas cosas sólo les podían ocurrir a los novelistas, a algún pintor de éxito creciente, o cuando menos, a alguno de sus personajes.

Resignado, suspiró.

“Debe ser agotador ser tú todo el día” @HugoBonet, que nació a la temprana edad de siete años, le espetaba a la cara la insoportable levedad de su ser. Alguien pedía la atención de las chicas ante un inenarrable desnudo de Mario Casas, y la adorable @unbreakmaypants, hiperactividad con tacones, lovely y followeable, se citaba a sí misma, afirmando desconsolada, antes de la última entrega de proyectos de su carrera, que “un arquitecto tiene que ir siempre bien vestido porque en cualquier momento le pueden dar un empleo en El Corte Inglés”.

–  Una caña, por favor –le dijo, severo, al camarero que se acercaba.

@Petetekin, libro gordo en el que se narran los sucesos acaecidos en 1917, citaba con cierto deje burlesco, “Redactando mi primera nota de suicidio. A ver qué tal funciona esto”, pensamiento con el que @animalocosa, poniendo las barbas a remojar, reflexionaba sobre el hecho improbable de “dejar una nota de suicido con faltas de hortografía”, conversaciones todas que a @rublet75, no tengo extremos cortantes ni piezas pequeñas, le obligaban a exclamar que “lateclaespacioeslamásgrandeltecladoyportantolaquemásllamalaatencióndelosniñospequeños”.

El camarero le trajo la caña y permaneció varado frente a él, segando con una fugaz mirada cualquier actividad anómala de la terraza. @ibarrolaaltuna se percató de ello ya que no le llegaba el reflejo del atardecer a la pantalla del móvil y su brillo le permitió leer con mayor claridad. Miró agradecido hacia arriba y vio el tótem con chaqueta blanca que escudriñaba con las cejas enarcadas el discurrir vertical de la pantalla electrónica.

Espera, @Juez Holden, el que olvida pero no perdona, pensó @ibarrolaaltuna, mientras sacaba dinero del bolsillo y lo depositaba sobre un platito de plástico que aprisionaba un húmedo ticket.

–Gracias, quédese con la vuelta –le dijo al recuerdo viviente de Stonehenge en la plaza Santa Ana.

–No llega, caballero. Son seis euros –contestó la piedra.

–Ah, perdón –y depositó un euro en el platito mientras veía disgustado que la pantalla se apagaba por el consabido sistema de ahorro de energía– La intención era buena, pero no tengo más monedas.

Como no las tenía, el buen camarero no habló más, y escapó veloz a mejor destino. Resueltas las cuentas, @Juez Holden alardeaba de haberse comprado “un bono para tres manis porque las han privatizado” y @PiedrahitaLuis, humorista y mago de las cosas pequeñas, contaba que “Javier Krahe es TT. Sin embargo, qué poco le pega tener twitter. Casi se podría decir “tienes menos twitter que Javier Krahe””.

Mientras @ibarrolaaltuna anunciaba al mundo en su tweet 1.114, el nuevo precio de una caña de cerveza, aparecieron en su campo visual dos piernas sobre patines, largas, tersas… desnudas. Dirigió esa mirada de dogo cansado que imprimen a los mayores de cuarenta y cinco años las gafas de leer colgadas a media altura de la nariz, –maldita presbicia, cómo delata, pensó @ibarrolaaltuna–, hacia la dueña de aquel par de columnas jónicas, corintias, o de un estilo por descubrir, que portaba una copa de ron con coca-cola entre hielos, ramitas verdes y limones amarillos. Lorenzo Silva, @VilaSilva, escritor, writer, écrivain, schriftsteller, o lo que quieras ser o que te llamen, ilumíname.

Sonrió a la joven de los patines que promocionaba una marca de ron, y aceptó la copa que le ofrecía. Recordó el háshtag #quéquieresquetecuente, y su mano acarició el teléfono móvil con el gesto de Gary Cooper  con su revólver, en el inmortal paseo de Solo Ante el Peligro.

–¿Le importa que me siente, señor? –sin duda, la conversación del personaje de Silva no había empezado así– estoy agotada y para alguien que quiere una copa…

–No, claro. Siéntate, pero no me trates de usted… si no te importa. Me llamo @ibarrolaaltuna. ¿Y tú?

–Mi nombre es @…

La gran historia que estaba a punto de comenzar sería la base de un pequeño relato. @ibarrolaaltuna fue consciente de ello y de que al día siguiente lo colgaría en su blog, azukarillo.wordpress.com.

Esto da para un relato, se dijo, e incluso para dos.

Avaricioso, tecleó el punto final.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Relatos. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a “#quéquieresquetecuente” por @ibarrolaaltuna

  1. lamarderemuée dijo:

    Lo siento pero, qué quieres que te cuente, la identidad parece muy múltiple y a la vez tan concreta como una sucesión de intervalos, de teclas.

    • Sé que es un cuento arriesgado, pero me apetecía hacerlo. Ya sabes, estas cosas del twitter, que engancha. La velocidad en la identidad de quien habla o piensa es una de las características de esta red social. Era lo que pretendía reflejar.

      • lamarderemuée dijo:

        Intenté seguir el cuento con el quequieresquetecuente, debía haberlo puesto así, lo puse a la manera tradicional, no era una crítica al riesgo, ni al resultado, pretendía ser un reconocimiento, halago, al reconocimiento, volver a ver, que hacemos de las identidades en estos medios aunque no sé lo que es twiter, para mí lo realmente asombroso y que reflejas perfectamente es que a pesar de las facetas o caras, lo que también practico en cierta forma, hay un perfilado único del pensante resultado de la, digamos, envolvente de las distintas formas.

  2. José Ramón dijo:

    Enhorabuena. Excelente. Estupendo. Bárbaro. Muy bueno. Cojonudo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s