“No pude elegir”

Una puerta de hierros endebles, de menos de una pulgada de sección, con una inútil distancia entre barrotes de dieciocho centímetros, separa quince años de mi vida. Me planto frente a ella. Compongo ligeramente mi postura, alineo los pies, me enderezo y carraspeo agachando la cabeza. Miro hacia atrás, no sea una burla. Un sonido de timbre, autoritario, desconecta el cierre y la puerta se abre despacio. Espero a que lo haga por completo y unos segundos más. Sólo cinco, pero tan largos que me da tiempo a contarlos.

Llueve. Cuando entré lo hice sin paraguas. No pude elegir.

Uno, dos, tres pasos, y cuatro.

Debo llevar tiempo aguantando la respiración porque abro la boca y oigo cómo el aire entra y mi cuerpo se hincha.

La puerta no se cierra aún. Luego, la vibración de los barrotes es el único sonido en la lluvia que arrecia.

No hay nadie, el mundo está vacío.

La carretera discurre bajo el muro del penal: largo, alto y coronado de espinas, como un cristo.

Ya estoy fuera y no sé qué hacer. Podría estar esperando un autobús, pero no, aquí no hay marquesina. Cerca está la playa de Berria y camino hacia ella. Llega un vehículo verde oscuro, sin ventanas, con el parabrisas tintado. Sus ocupantes no han pagado billete; alguno me sustituirá en  la 334, ahora vacía.

Me acerco al ruido del mar que he oído noche tras noche en tantos años. No me descalzo y aún así, siento el frío del agua que entra en mis botas y me moja los pies. Camino hacia las olas y una sonrisa me sorprende en el rostro. Nado con rabia, con mucha rabia, con rabia de muerte, como si me persiguieran. Hace tiempo que estoy agotado. La ropa pesa y me empuja y me sumerjo. He mantenido los ojos abiertos y todo lo que veo es azul.

Suspendido, solo, llevo tanto tiempo aguantando la respiración que cuando abro la boca, mi cuerpo, poco a poco…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Relatos. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a “No pude elegir”

  1. Luis dijo:

    Me gusta. Muy bueno, enhorabuena!

  2. Me ha impactado. He sentido el frío y el peso de la ropa mojada. Enhorabuena. Te había seguido la pista en algún otro foro y me alegro de haber llegado a tu blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s