“Celine” (“Le Saigon” 3)

Los días de lluvia también corro al bajar la calle. Sigo al agua en el suelo, con sus barquitos, y trato de llegar antes que ellos a la plaza Saint Michel. Pero hoy no llueve, hoy hace sol y corro por la sombra.

Me he puesto camiseta, pantalones y alpargatas rosas porque es mi color preferido. Además, a Jean Marie le gusta el rosa en sus mesas azules. No sé si se ríe de mí, pero le creo.

Mi madre me deja ir a la plaza aunque no puedo salir de ella. Mientras juego entre las mesas intento adivinar qué se van a decir las parejas cuando se miran. Hago que mis juguetes naden en el agua, doy mil vueltas a la fuente, (como una noria, dice mi madre), hablo con niñas que a veces no están … todo, hago todo, para oír lo que los chicos dicen a las chicas mientras están sentados en el café de Jean Marie.

Me gusta el rosa, ya lo he dicho, pero también el olor a café y a canela.

Hoy no he tenido suerte, ese chico no dice nada. Sólo la mira.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Relatos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s