“Anne Laure” (“Le Saigon” 2)

Me llamo Anne Laure y vivo en un pequeño piso con vistas a la plaza Saint Michel. A mi ventana llega la vida caliente que desprende, sus conversaciones, el humo de los cigarros y tantos olores, a anís, a espliego y santolina.

El sol se pone y la plaza se sume en una vibrante oscuridad que pugna con tres solitarias farolas.

Sobre mi ventana, a modo de friso, hay dibujadas unas parras de hojas verdes y frutos morados. Es la última de una modesta fachada situada frente a la fuente de la plaza. San Miguel, que la corona, nos dedica, anfiteatro de contraventanas verdes y grises, su dragón eternamente ensartado.

Jean Marie está sentado solo en la puerta de su café, inconfundible con su sombrero blanco. Una pareja le mira mientras toma pastís. En realidad es ella la que mira : las mesitas, las sombrillas de azul añil, la brisa jugando con el calor en las faldas largas de las mujeres …  a Jean Marie.

Él sólo la mira a ella.

¡Cómo me gustaría que me mirasen así!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Relatos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s